Tu opinión es la que conquista o pierde seguidores, no tus obras

«Es una pena que este señor venda miles de libros y se haga rico.» «Dejad de comprar libros a este individuo.»

Son algunos de los comentarios que pude leer en Twitter hace unos días. Hacían referencia a un escritor cartagenero de fama cuanto menos envidiable. Enlazaban al tuit otro del escritor en el que daba su opinión sobre la actuación de ciertos miembros políticos. No quiero hablar del tema de la política ni de dicho escritor, sino de la acción del tuitero. El tuitero somos todos, como diría el famoso eslogan de Hacienda. Todos opinamos, y lo más importante: opinamos sobre la opinión de los demás. Unas veces sabremos de qué estamos hablando y otras no, pero lo hacemos. Y yo quisiera saber hasta qué punto se puede ser seguidor o fan de alguien con ideas y opiniones diferentes.

Cuando tu opinión es similar a la mía

Primer caso a tratar: cuando opinamos de la misma manera. O lo que es lo mismo, cuando al escuchar tu opinión la asumo como propia. En el caso de que el artista o la persona relevante y su seguidor coincidan en opinión o encuentren un punto que les conecte, todo irá bien. Se convertirá en un ejemplo a seguir, una persona respetable para el fan, una influencia, etc. Al final no sabrás si el seguidor piensa así por sí mismo o porque es lo que le llueve de arriba, pero eso es harina de otro costal.

Pero ahora veamos qué ocurre en el segundo caso.

Cuando tu opinión es contraria a la mía

Creo que no hace falta que lo explique, pero lo voy a hacer igualmente. Si yo descubro que ese escritor o periodista a quien admiro tiene ideas diferentes a las mías o contrarias, dejaré de confiar en él y de respetarle. Le insultaré por las redes sociales y despreciaré sus obras y sus escritos. Todo cuanto haga será (y pido perdón por esta palabra de significado hueco) mierda. Pediré que dejen de comprarle libros, que no escuchen su programa de radio ni su cadena. Que todo lo que toque dicha persona esté prohibido y que no pueda seguri opinando, pues su opinión está mal. Daña las causas que yo defiendo.

¿Entendéis cómo funciona esto? Es lógico, pues si yo defiendo una idea, no puedo permitir que otros defiendan la opuesta. Podrían ser un inconveniente o un freno para mi causa. Y ahora, volviendo a la realidad y a la cordura, pregunto: ¿De verdad? ¿Vamos a despreciar a alguien por tener una opinión diferente a la nuestra? Siento decir que hay que ser muy idiota para hacerlo. Somos idiotas cuando lo hacemos.

La diversidad es riqueza, el odio una idiotez

De todo se aprende, y de los que opinan diferente más aún. No puedes aprender ni plantearte nada si solo interactuas y hablas con quien opina como tú. Solo puedes volverte un radical en tus ideas de esa forma. Quienes opinan diferente a ti te aportarán otras posturas e ideas que, si bien puedes no adoptarlas, tienes mucho que aprender y descubrir de ellas. Más allá del crecimiento personal, rechazar una obra porque “te cae mal su autor” es una posición infantil y ridícula. Da igual si es música, cine, literatura o televisión y prensa.

Además, que no estés de acuerdo con la ideología de un escritor no quita que puedas disfrutar sus libros. Que un actor cometa actos ilegales o inmorales fuera de cámara, no impide que disfrutes de su serie y de su forma de actuar. Si rechazáramos todo el arte y todas las obras solo por los actos o la forma de pensar de sus autores, rechazaríamos la historia del arte en su conjunto.

Opinar se ha vuelto un deporte de riesgo

Hace tiempo que no opino casi de ningún tema en redes sociales o incluso en mis artículos. No lo hago porque creo que tengo mucho que aprender antes de hacerlo. Por otro lado, también veo inútil enfadar a usuarios y seguidores a cambio de nada. Da igual lo que digas, alguien se enfadará y te tratará de loco, pidiéndole a sus seguidores que te reporten o dejen de comprar tus libros. Sim embargo, he decidido empezar a escribir artículos de opinión. Si a alguien le molesta algo que pueda escribir alguna vez, significará que lo he hecho bien o que me leen idiotas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: