Estoy seguro de que te volveré a escribir

Estoy seguro de que te volveré a escribir. Estoy seguro de que recuperaré aquellas cartas, aquellos lazos y las últimas lecturas que se quedaron a medias. Estoy seguro de que no me rendiré y, por mucho que pueda engañarme, no creeré el falso testimonio de la conciencia. Estoy seguro de que cuando esto acabe, nada volverá a ser como antes. Será mejor. Será como debía ser. Será como soñé que sería y como decidimos que acabaría. Pues tenemos un sueño, tengo un objetivo y hay una meta que lograr. Para ello debo poner fin a esta gran roca en nuestro camino, matar al águila que se alimenta de mi hígado y tirar las columnas que sostienen un sistema contrario a mis deseos.

Leer másEstoy seguro de que te volveré a escribir

Cómo hay que escribir el borrador de una novela, ¿a mano o en digital?

A la hora de escribir una novela o trabajar en una historia, muchos visualizamos a los escritores frente a un portátil o una máquina de escribir. Pero lo cierto es que hay muchas formas de hacerlo una vez que has terminado los pasos previos, como generar la idea o documentarte. ¿Cuál es el método más eficaz para escribir de forma profesional? Así es como lo he hecho yo con mi novela NURO.

Al empezar a escribir mejor a mano.

Una vez que lo tuve todo preparado para empezar la novela, hice una estructura del primer capítulo y me lancé a la acción. Es difícil enfrentarse al folio en blanco, pero lo mejor es no pensarlo mucho. Una vez superada la barrera se es libre de continuar escribiendo. Siempre lo he hecho en una libreta de cuadros. Me permite arrancar las hojas, pintar encima y hacer todos los tachones que quiera. Eso en un procesador de textos digital es más complicado e incómodo (a mi parecer).

Ahora lo que hago es tomar apuntes con el Apple Pencil en un iPad Pro, lo que se puede asemejar a una libreta si usas la app adecuada.

El segundo paso fue reescribirlo en digital.

Una vez que tengo toda la historia o parte de ella terminada, paso a digitalizarla. Últimamente la escribo directamente en digital, pero también hay que reescribirla. es muy útil hacerlo, porque en ese proceso se modifican muchos aspectos del borrador. Hay escenas que elimino, frases que incluyo y ajustes generales. Si algo no tiene sentido o está mal se corrige. Una vez lo tienes todo escrito en digital puedes mandarlo a revisar o volver a reescribirlo tras un tiempo.

Un consejo: reescribe hasta que te canses, descansa un mes sin tocar el archivo y vuelve a revisarlo.

Personalmente prefiero dejar unas semanas o meses antes de continuar trabajando el mismo texto. Al tenerlo más fresco se vuelve mucho más fácil encontrar fallos y mejorarlo.

Finalmente se revisa o se reescribe todo de cero.

Reescríbelo cuantas veces creas conveniente. La finalidad es continuar cambiando y mejorando el texto. Luego se revisa y se corrige. Esa tarea debería hacerla una persona ajena al proyecto. De esta forma también te sirve como lector de pruebas. Créeme, lo que crees que es una obra maestra de la literatura universal podría no ser más que el trabajo de un escritor que debe aprender mucho todavía. Esto lo digo por experiencia.

Prácticamente este es el proceso que sigo para escribir mi obra. No puedo hacerlo directamente en digital, me cuesta mucho y estoy acostumbrado a la libreta. Para gustos los colores, cada uno tendrá su forma de hacerlo.

Y tú, ¿prefieres elaborar el borrador a mano o en un ordenador?

Escribir 1.000 palabras al día durante todo el verano, un reto personal

Los que me conocéis sabéis que no puedo estarme quieto. Mi familia me lo dice mucho, me piden que descanse o que deje de escribir por un tiempo. Pero es que no puedo. Me sale solo. Por mucho que prometa dejar de publicar libros o me enfade y me frustre por X o por Y, acabo haciéndolo. Y es que es algo que me llena y que me gusta. No me imagino la vida sin escribir, es como grabar mi podcast. Podría vivir sin ello, pero… ¿Realmente quiero eso? No. Pues entonces no hay razón para dejarlo. Es arte, vivo para ello en cierta forma y me encanta. Este verano he querido ponerme las pilas y tengo como reto terminar mi cuarta novela para publicarla en otoño. A continuación os explicaré lo que estoy haciendo, por si os apetece uniros al reto o aprender algo de ello.

1.000 palabras es el mínimo diario

Así lo estipulo yo y muchos autores. En las redes sociales veo a diario jóvenes que siguen retos similares. Cada día 1.000 palabras durante un mes, yo voy más allá. Quiero seguir el reto todo el verano. Durante el mes de mayo cumplí, pero cuando la historia empezó a torcerse decidí parar para seguir trabajando en la idea y construir la base. Sin una base o una estructura clara no puedes escribir. Improvisar es divertido, pero en este caso no es una opción. Al menos no para mí. Quiero que la novela sea perfecta y me satisfaga, además de cumplir con ciertos mensajes y elementos que voy a incluir en ella. debe tener sentido, ser coherente y contar con el vocabulario ideal. Ni formal ni informal. El justo y necesario. El problema que veía en trabajar en una novela es el tiempo que se le dedica. Puedo tardar un año o dos si la historia es larga. Quizás más. Lo bueno es que he estado trabajando en esta desde antes de publicar NURO. La idea está muy avanzada, falta escribirlo.

  Llevo aproximadamente 36.000 palabras, pero hasta 60.000 va un camino largo. No es que tenga que llegar a un número fijo, pero por la extensión que tendrá la historia, doy por hecho que superará esa cifra. No será tan extensa como NURO, pero tampoco será breve. Si cumplo con este reto durante todo el mes de julio y parte de agosto, es muy probable que lo consiga. Luego me quedará reescribir, corregir y otras tareas para publicarla, pero esas van aparte.

«La inspiración y el verano no se llevan bien»

Una poeta local a la que admiro me dijo que la inspiración y el verano no se llevan bien. Las estaciones buenas para escribir son otoño y primavera, pero en los extremos la pereza y el cansancio nos vencen. Lucho contra esto con el reto y espero que todo salga bien. Informaré de mi progreso aquí, en esta web, y en el podcast El Escritor Moderno, donde esta semana comento este tema. Escúchalo a continuación: