¿Por qué la guerra Samsung S9 versus iPhone X es inútil para los usuarios?

Ya sé que este tema se sale de mi temática habitual, pero de vez en cuando viene bien cambiar. Hoy quiero hablar del nuevo Samsung S9 y S9+, así como del iPhone 8 Plus y el X. Yo mismo me he visto en debates sobre cuál empresa o sistema operativo es mejor, y sobre terminales. Sin embargo, después de 4 años en esto y tras haber escrito tanto sobre el tema, me he cansado. ¿Sirve de algo que los usuarios nos peleemos por si una marca es mejor o peor? En parte sí, pero no creo que nos compense esta guerra continua. A continuación trataré este tema de las comparativas odiosas.

¿Es mejor el Samsung S9 o el iPhone X?

Ahí está la preguntita otra vez, y es lo que llama la atención de los usuarios. ¿Y a mí qué más me da? Aunque tenga uno de los dos, la comparativa solo servirá para creerme superior en caso de tener el catalogado como “mejor” o para molestarme en caso de tener el catalogado como “peor”. Es una guerra estúpida en la que las empresas intentan presumir de tamaño. La rapidez y la potencia nunca llega a los usuarios, se queda en las comparativas. Tengo el iPhone 8 Plus, con su chip A11 bionic y toda la pesca, pero no noto diferencia alguna. Va bien, punto.

Opino que, salvo que estemos dudando entre adquirir uno de los dos, la comparativa es inútil y odiosa. Veo lógico que se evalúen e incluso suelo interesarme por ello, pero hemos llegado a un nivel en el que se vuelve enfermizo. Hay auténticas peleas y guerras entre los usuarios. No tienes más que mirar cualquier anuncio de Apple, Samsung, Google o cualquier empresa de tecnología. Entre los comentarios encontrarás insultos de fans de otras marcas, comparaciones desmedidas y el clásico “Viva este-sistema-operativo/producto“. Nos hemos convertido en fanáticos ciegos de las marcas.

¿A quién beneficia todo esto?

Algunos dirán que nos beneficia a los usuarios porque las empresas se esfuerzan más por avanzar y mejorar sus productos. En parte es así, pero no creo que compense el odio que está generando todo esto y el fanatismo. Hay gente que se ha peleado conmigo y se ha ido muy enfadada porque yo no me convencía de las ventajas de X servicio. ¿Tanto te importa lo que yo utilice para escuchar música o mandar mensajes? Ni siquiera es como si yo estuviera valorando la opción de adquirir un nuevo producto. Tengo este, me gusta tal y como es. Y en caso de que no me guste, es tan caro que no voy a comprar otro iPhone hasta que pasen unos cuantos años.

Y ese es otro tema, el del consumismo en su mayor grado, del que todos participamos. «Quiero todo lo nuevo, sin importar para qué sirve.» «Esto ya está antiguo, tiene dos años» y mi frase favorita: «pero el sombrero es nuevo.»

El nuevo Samsung S9 y S9+ mejora las especificaciones (potencia, batería, pantalla…). Introduce una cámara rediseñada y mejorada, así como una función para jugar con una representación de nuestro rostro. El iPhone X introdujo una pantalla mayor en un tamaño menor, mejoras de especificaciones y una pantalla OLED. ¿Cuál es mejor? Dicen que aquel que satisfaga tus necesidades. Yo creo que el consumismo es insaciable y, por tanto, imposible de satisfacer.

Y tú ¿qué opinas de todo esto? Deja un comentario con tu opinión y, si te apetece, una alabanza a la marca de la que eres fanático.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: