Escribir 1.000 palabras al día durante todo el verano, un reto personal

Los que me conocéis sabéis que no puedo estarme quieto. Mi familia me lo dice mucho, me piden que descanse o que deje de escribir por un tiempo. Pero es que no puedo. Me sale solo. Por mucho que prometa dejar de publicar libros o me enfade y me frustre por X o por Y, acabo haciéndolo. Y es que es algo que me llena y que me gusta. No me imagino la vida sin escribir, es como grabar mi podcast. Podría vivir sin ello, pero… ¿Realmente quiero eso? No. Pues entonces no hay razón para dejarlo. Es arte, vivo para ello en cierta forma y me encanta. Este verano he querido ponerme las pilas y tengo como reto terminar mi cuarta novela para publicarla en otoño. A continuación os explicaré lo que estoy haciendo, por si os apetece uniros al reto o aprender algo de ello.

1.000 palabras es el mínimo diario

Así lo estipulo yo y muchos autores. En las redes sociales veo a diario jóvenes que siguen retos similares. Cada día 1.000 palabras durante un mes, yo voy más allá. Quiero seguir el reto todo el verano. Durante el mes de mayo cumplí, pero cuando la historia empezó a torcerse decidí parar para seguir trabajando en la idea y construir la base. Sin una base o una estructura clara no puedes escribir. Improvisar es divertido, pero en este caso no es una opción. Al menos no para mí. Quiero que la novela sea perfecta y me satisfaga, además de cumplir con ciertos mensajes y elementos que voy a incluir en ella. debe tener sentido, ser coherente y contar con el vocabulario ideal. Ni formal ni informal. El justo y necesario. El problema que veía en trabajar en una novela es el tiempo que se le dedica. Puedo tardar un año o dos si la historia es larga. Quizás más. Lo bueno es que he estado trabajando en esta desde antes de publicar NURO. La idea está muy avanzada, falta escribirlo.

  Llevo aproximadamente 36.000 palabras, pero hasta 60.000 va un camino largo. No es que tenga que llegar a un número fijo, pero por la extensión que tendrá la historia, doy por hecho que superará esa cifra. No será tan extensa como NURO, pero tampoco será breve. Si cumplo con este reto durante todo el mes de julio y parte de agosto, es muy probable que lo consiga. Luego me quedará reescribir, corregir y otras tareas para publicarla, pero esas van aparte.

«La inspiración y el verano no se llevan bien»

Una poeta local a la que admiro me dijo que la inspiración y el verano no se llevan bien. Las estaciones buenas para escribir son otoño y primavera, pero en los extremos la pereza y el cansancio nos vencen. Lucho contra esto con el reto y espero que todo salga bien. Informaré de mi progreso aquí, en esta web, y en el podcast El Escritor Moderno, donde esta semana comento este tema. Escúchalo a continuación:

4 comentarios en “Escribir 1.000 palabras al día durante todo el verano, un reto personal

  1. Cada escritor funciona de una manera. Creo que la escritura por retos, como el de 1.000 palabras al día o los que se plantean en el NaNoWriMo, son mecánicas interesantes que hay que probar al menos una vez, y seguir con ello si funciona. En mi caso, necesito tener la estructura creada, no con un gran nivel de detalle, pero sí lo principal. Sin esta estructura, se me hace muy cuesta arriba cumplir con cualquier reto. Otra cuestión sería utilizar el reto de escribir mil palabras del tirón sin nada pensando, simplemente con el objetivo de lanzar el pensamiento creativo en busca de ideas. En este caso, no saldrá un texto final para presentar a los lectores, pero probablemente sí un buen puñado de ideas, de gérmenes de historias y tramas que pueden ser muy aprovechables.
    Enhorabuena por esta web, José. ¡Un abrazo!

    • Estoy de acuerdo en lo de la estructura y la preparación antes de lanzarse a escribir. Yo tampoco puedo ponerme a rellenar hojas en blanco de cero. Toda la historia está preparada y ordenada antes de sacar el teclado. ^_^
      Gracias por el comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: