¿Por qué me cuesta tanto desarrollar un nuevo proyecto hasta el final?

Desde que publiqué NURO en marzo de este mismo año hasta día de hoy, 13 de diciembre, he estado trabajando en más de 5 proyectos diferentes. Todos ellos iban encaminados a la idea de publicar un nuevo libro en formato digital. Sin embargo, solo uno llegó a buen término: El héroe de la máscara. Y lo logró gracias a que era una obra muy personal y que tuvo un desarrollo breve.

El héroe de la máscara, mi única obra tras NURO

No tardé en escribirlo más de dos semanas, pues todo lo que contaba era algo que conocía muy bien y no requería de documentación ni preparación previa. Además, fue tan importante para mí y tan positivo que se convirtió en toda una experiencia regeneradora. Sinceramente, de todo en lo que he trabajado desde NURO, era el proyecto que jamás pensé publicar. Y cuando decidí hacerlo, pensé que nadie lo leería o a nadie le gustaría. Sigo sin creerme el impacto que tuvo entre mis amigos y conocidos. Estoy muy agradecido por ello y lo celebro. Sin embargo, hay 4 proyectos más que no salieron a la luz.

Uno de ellos prometía mucho. De hecho, llegué a trabajar en él durante 4 meses aproximadamente. Sin embargo, al final vi que no era eso lo que quería hacer, que no me gustaba y que le faltaba calidad. Veía lo malo en él, y decidí que no era lo suficientemente bueno. No quiero publicar algo que no me satisfaga o que no me encante. Esa obra tenía elementos que me parecían buenos y los utilizaré más adelante. Quizás algún día escriba de nuevo sobre ello, pero no ahora.

Otros proyectos cancelados en 2017

Tenía muchas ideas y empezaba a trabajar en ellas. Unas las escribía, otras llegaba incluso a terminarlas o plantearlas a un nivel muy avanzado. Sin embargo, ninguna me convencía. Al cabo de un tiempo perdía el interés. No era eso lo que quería hacer. Sin un camino claro y una perspectiva, no puedo tratar de ser un artista. Al final llegaba a la conclusión de que yo crecía a un ritmo superior del que lo hacían mis obras, y las dejaba atrás.

Quiero hacer algo diferente. Diferente a lo que he escrito antes y a lo que conozco y he leído, pero a la vez cercano. Con estilo propio pero con mi estilo. Puede sonar contradictorio, pero creo que eso forma parte del arte: innovar y tratar de superarse. Tengo nuevas ideas y no sé cuáles saldrán a la luz y cuáles no. En ocasiones, cancelar proyectos no es malo, es señar de que he crecido en algún sentido. He evolucionado y cambiado. La vida es cambio, y todo ello me lleva a mejorar.

Prefiero cancelar 100 proyectos y publicar una obra que publicar 100 obras que no me gustan, que no aportan nada o que no me satisfacen como autor y como artista.

¿Qué estoy preparando para 2018?

He hablado con algunos amigos sobre mis ideas para 2018, pero de momento lo mantengo en secreto. No es nada sorprendente ni impactante. Quiero seguir mi línea y disfrutar de lo que hago, haciendo que otros disfruten de la obra final. Diría que tengo una nueva novela para 2018, pero, si lo hago, puede que luego me toque anunciar que he cambiado de opinión y que trabajaré en otro proyecto diferente.

Toca probar, toca practicar, aprender y leer mucho. Y cuando esté preparado, lanzaré una nueva obra. Lo único que tengo claro es que quiero que sea en formato digital y gratuito, para todos vosotros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: