Charles Bukowski: orden de lectura y reseña de “La senda del perdedor”

Heinrich Karl Bukowski, más conocido como Charles Bukowski, es uno de los escritores más conocidos del realismo sucio. Esta corriente literaria destaca por su estilo escueto, sencillo y directo. En sus obras vemos personajes desdichados, humanos y reales, de ambientes urbanos y zonas de depresión o pobreza. No busca ensalzar en ningún momento la época ni las costumbres de Estados Unidos, sino mostrar la decadencia. A esto se le suma que Charles Bukowski cuenta con un elemento diferenciador en sus obras: son semi-autobiográficas. Podríamos decir que se trata de una saga de seis títulos con los que conoceremos su vida a través del personaje de Henry Chinaski, su alter ego. Cuando me explicaron el orden de lectura recomendado y el estilo del autor, no pude evitar interesarme en él. Ya he leído la primera novela, La senda del perdedor (Ham on Rye) y esta es mi opinión al respecto.

Charles Bukowski: orden de lectura de sus obras

En cada una encontramos un momento diferente de la vida de Charles Bukowski o, mejor dicho, de Chinaski. No fueron publicadas por orden lineal ni es necesario que se lean de esa forma. Cada una es independiente y, como se suele decir, el orden de los factores no altera el producto. Abriendo una al azar encontrarás una buena historia y no tendrás problemas paera entenderla y disfrutarla. Sin embargo, me recomendaron que empezara por aquella con la que explica su infancia, adolescencia y juventud: La senda del perdedor. La segunda, siguiendo este orden, sería Factotum, y luego vendría Cartero. En cuarto lugar Mujeres, en quinto lugar Hollywood y por último Pulp, que dicen que es muy diferente al resto de obras.

Pues bien, tras terminar la primera obra, me dispongo a dar mi opinión al respecto.

Reseña de La senda del perdedor

La senda del perdedor fue publicada en 1982 en Estados Unidos. Se trata de la cuarta novela de Bukowski, si no contamos los cuentos y ensayos que publicó. A lo largo de la obra, nos encontramos con la infancia de Henry Chinaski, un chico bastante frío y bohemio que no termina de situarse en la sociedad. No encaja en el colegio ni en los equipos deportivos, no se interesa por los estudios y tampoco por el trabajo, etc. Se cría en un ambiente de discusión, peleas, sexo, miseria y, en parte, dolor. Tiene que enfrentarse a una sociedad artificial y falsa, no tan diferente de la nuestra.

Para mí, el interés de la obra radica en el crecimiento y el desarrollo psicológico del protagonista. Sin embargo, lo que logra que nos enganchemos a la obra es su humor, su estilo rápido y escueto y su originalidad. Como novela autobiográfica o como novela de ficción, funciona muy bien y sabe ganarse a cierto tipo de lectores. De la misma forma, se gana muchos detractores. Es lo que tiene el realismo sucio, que no echa flores sobre la sociedad ni la maquilla, sino que enseña lo peor que hay en ella.

—Eso es un cuento.
—Es un cuento que funciona. Los predicadores de la plaza Pershing tienen su Dios. ¡Yo me bebo la sangre del mío!
Alcé mi vaso y me bebí hasta la última gota.
—Te estás escapando de la realidad —dijo Becker.
—¿Y por qué no?
—Nunca serás un escritor si huyes de la realidad.
—¿De qué coño hablas? ¡Eso es lo que hacen los escritores!

¿Es recomendable la lectura de Charles Bukowski?

Como suelo decir, le conocía desde hace tiempo pero no daba el paso de empezar a leer sus obras. Tras este impulso tengo claro que quiero terminarlas todas. Ya he empezado Factotum y, mientras me siga enganchando, seguiré. Así que, a la pregunta de si la recomiendo o no, mi respuesta es afirmativa. Además, diría que me parece muy aconsejable y necesaria para un público joven, sobre todo La senda del perdedor. Para lectores de entre quince y veinticinco años, por el tema que toca y el momento de su vida.

Al fin y al cabo, la historia podría estar ambientada en nuestros días y no notaríamos mucha diferencia. Cualquiera puede sentirse identificado con Chinaski o conectar con él, más allá de que esté de acuerdo o no con lo que piensa y hace.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: