“La carretera oscura” – Josekopero | Relato #OrigiReto2018

El sol se pone y es el único aviso que necesito para saber que ha llegado la hora de poner fin a esta actuación que adoro. Me despido de ellos, una vez más. Un gesto con la mano, unas palabras y mañana será otro día. Desearía algo más de sensibilidad por parte de algunos miembros, pero tampoco entiendo de qué me serviría. ¿Qué tiene de especial? Todos los días son iguales y ya saben que tengo que marcharme.

Una vez que lo hago, me adentro en la oscuridad de una carretera secundaria que, si bien no es muy frecuentada por coches, lo es por mis pies cada tarde y cada noche, de forma periódica y repetitiva.

Me dirijo a un pueblo pequeño al que llamo «hogar», pese a no sentirlo como tal. En él todos se conocen y todos saben que hay un idiota que, en lugar de pedirle a sus padres que le lleven en coche o buscar alguna alternativa, sube y baja caminando, como si fuera lo más normal del mundo y no un acto de locura y desesperación.

Conforme me alejo de ese lugar y me adentro en la carretera, el frío y el miedo invade mi cuerpo. Desde luego, no es el mejor momento para pensar en secuestros o en películas de terror o leyendas urbanas. Cuando surgen todos esos miedos estúpidos me planteo si siempre he sido tan cobarde o es cosa del ahora, que mi vida ha cambiado y, por lo que sea, me tomo más en serio ciertas cosas, como mi propia seguridad. Hay otros pensamientos que cruzan mi mente, como el hecho de que tenga tanto frío pese a estar en pleno julio. En una hora a solas contigo mismo te da tiempo a pensar en todo.

No he hecho ejercicio en mi vida, pero últimamente camino más que Don Quijote y su escudero por los campos de La Mancha. Al final voy a ponerme en forma gracias a lo lejos que vivo y a mi empeño por no pasar ni una tarde bajo techo. Todo sea por estar con ellos.

A decir verdad, no me importa enfrentarme a esto. Podría caminar siete veces más en siete espacios tenebrosos. Soportaría las siete plagas de Egipto si fuera necesario por estar con ellos. En este momento, lo son todo para mí.

Escucho mis pasos sobre la calzada; el canto de los grillos a la derecha; perros que no paran de ladrar a la izquierda, desde diferentes casas de campo; llevo mi pena al frente y siento el veneno de mi felicidad a la espalda. Ya falta menos para estar a salvo. A salvo de lo desconocido, en la guarida de lo temido. Temo la soledad del ser y me pregunto quién soy y dónde voy cada noche, cubierto de un bajo el manto de estrellas. A veces quisiera saber cuánto durará esta situación y por cuánto tiempo podré mantener este teatro en el que se ha convertido mi vida. Si hay algo que tengo claro es que no seré yo quien baje el telón.

Al final del camino, cuando acaba la calzada, entro en la luz como quien salta del trampolín a la piscina y piso de nuevo mi pequeño pueblo. Estoy de vuelta. Gira la llave, tiro los zapatos y la mochila. No estoy para nadie. Es hora de dormir.

Nos vemos mañana.


Enero (1) por Josekopero #OrigiReto2018

Este pequeño relato lo he escrito con motivo del Reto de escritura de #OrigiReto2018, para el objetivo: 20 – Crea un relato que suceda en una carretera durante la noche.

Si te ha gustado no dudes en compartirlo y dejar un comentario. Trataré de realizar uno o dos relatos al mes, como ya conté en esta entrada del blog. Este ha sido algo personal y breve, pero escribiré con otros estilos y haré pruebas de todo tipo. Gracias.

 

10 comentarios en ““La carretera oscura” – Josekopero | Relato #OrigiReto2018

  1. ¡Hola
    Qué chulada de relato. Me ha encantado, de verdad. Creo que gana mucho al estar en primera persona y consigues transmitir la sensación de estar en la carretera sin necesidad de ningún diálogo.

    Creo que este es uno de mis objetivos favoritos, me alegra que hayas comenzado por él. ¡Y con pegatina y todo! :3

    Enhorabuena. ¡Ahora a por los siguientes!

  2. Vale, tengo que reconocer que me encanta. No tienes ni idea de a quien exactamente va a ver durante esas largas caminatas, pero tampoco sientes que haya necesidad de contarlo. Te haces a la idea de que son personas (o dejémoslo en seres vivos, ya que podría tratarse de mascotas, arboles, o incluso de objetos inanimados llevados a la personificación, como coches etc… ) que son importantes en su vida y por quienes se esfuerza por ver, pero el relato se centra en su sensación personal y en como afronta una situación difícil. Podría perfectamente continuar o pertenecer a un fragmento más amplio, pero creo que se siente como algo completo y bien conseguido. Encantada de añadirte los 4op de esa preciosa y primera pegatina tuya ;3
    Y bienvenido al #OrigiReto2018.
    Te añado aquí los enlaces a los blogs que olvidaste ponerlos en la entrada ^ w ^
    KATTY/@Musajue:
    http://plumakatty.blogspot.com.es/2017/12/origireto-creativo-2018-juguemos.html
    Stiby/@Stiby2
    http://nosoyadictaaloslibros.blogspot.com.es/2017/12/reto-de-escritura-2018-origireto.html

  3. Uy, yo sí tendría miedo caminar sola por una carretera en la noche.

    Muy bien escrito. Y sí que me ha enganchado lo de “visitar a ellos”.
    ¿A quién o a qué? La fantasía a tope. ☺

  4. Hola! Perdona por el retraso, que voy poniéndome al día aun con todos los relatos!

    Este me ha gustado mucho, me ha recordado a mis paseos por un parque de Madrid en épocas de ansiedad y me ha dejado con muy buen sabor de boca, tiene un tono muy agradable <3 Me sumo a todxs al decir que tengo curiosidad por saber a qué o quiénes se encuentra y diré que mi opción principal, lo que me imaginé al leer, es que se refería al propio ambiente: el paisaje, sus habitantes y sus ruidos particulares.

    Un saludo!

  5. Me gusta el final abierto y reconozco que no lo entiendo muy bien (lo he leído dos veces). Es curioso que despierte tantas sensaciones diferentes entre los lectores. Inquietante y sugerente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: