Lo bueno y lo malo de Ready Player One, la novela de Ernest Cline

Con la adaptación cinematográfica de la novela Ready Player One, muchos aseguran que es una buena obra. Me la han recomendado varias veces en los últimos meses, y eso que ya la he leído. Sin embargo, me di cuenta de que no creo que sea tan buena como se comenta. No está mal, por supuesto que no. Tiene elementos que, en mi opinión, son muy buenos, pero otros se bañan peligrosamente en las aguas del estereotipo. Por todo ello, a continuación comentaré lo bueno y lo malo de Ready Player One.

Todo lo que me gustó de Ready Player One

Me pareció una historia original y muy curiosa, sobre todo para aquellos a los que les gusta recrearse en el pasado. Toda la historia de los videojuegos, las referencias y cada detalle es oro para los lectores. Tira mucho de nostalgia, como tantas otras obras que ahora destacan entre usuarios, y lo hace al completo. A la vez te aporta una historia adolescente o juvenil con detalles que me parecieron geniales. La sociedad distópica y la actuación de los antagonistas, que no puedo comentar para no destripar la trama, me gustó mucho. Y me gustó porque es infrecuente encontrar ciertos rasgos de violencia y suspense como los que nos presenta en una novela juvenil.

Quizás algunos digáis que Ready Player One no es juvenil, pero yo estoy convencido de que lo es. Pese a todas sus bondades y su estética ochentera, se queda muy corta la novela. No deja de traer la típica historia adolescente de “chico busca objetivo ambicioso, conoce chica, logra objetivo, logra a la chica”.

Lo que no me gustó de Ready Player One

Me parece predecible, aunque sabe introducir pequeñas sorpresas para disimular. No deja de ser una obra con la formula ganadora. Tira de estereotipos y de la estructura del viaje del héroe que vemos en cualquier novela adolescente. Con todo ello, logra cautivar a los lectores y a la crítica. Sin embargo, a mí no me gustó leer una vez más lo de siempre. Me la vendieron muy bien y tenía grandes expectativas con ella. La experiencia de lectura no fue mala, pero tampoco especialmente buena. Hay una gran documentación detrás de la obra que me encanta, pero de alguna forma abusa de ella. Es un juego en el que participa el autor con su protagonista, mientras los lectores miramos desde lejos, cuestionándonos ciertos detalles.

La relación entre el protagonista y el único personaje femenino también es cuestionable. Se veía venir. Me recuerda a lo que yo mismo hice con NURO, donde muestro ese tipo de relación, a la vez que critico la pesadez del “sí pero no” en las novelas adolescentes.

Quizás lo peor que tiene la obra no sea su historia predecible y sus personajes tipo, sino que está terriblemente sobrevalorada. Cuando una obra se sobrevalora por su nostalgia y su estética genera muchos lectores, pero también muchas críticas negativas.

¿La recomiendo?

Si quieres nostalgia, una historia de videojuegos retro a la vez que la novela juvenil de siempre con una estética futurista, sí, léela. Si buscas algo diferente y nuevo que te haga vivir una experiencia sorprendente e interesante, no. Y si estás pensando en ver la película en lugar de leer la novela, no perderé el tiempo dándote argumentos en contra.

En cualquier caso, que a mí no me apasione no significa que no pueda apasionarle a otros. Hay gente para todo. Pero yo recomendaría El juego de Ender antes que Ready Player One. Me parece mucho más original y recomendable.

1 comentario en “Lo bueno y lo malo de Ready Player One, la novela de Ernest Cline

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: